imgresTodo empezó cuando era solo una niña.
Como buena rusa, de pequeña mi dieta era rica en proteínas y hierro, ya que mis padres procuraban que toda la familia estuviera bien preparada para el frío. Un frío que en el sur de Europa no se llega a presenciar. Solamente y quizás en la meseta.
La verdad que al haber nacido en tierras siberianas, hace que nuestro propio sistema inmune se haga más rígido y aguante las adversidades sin esforzarse demasiado. Es algo alucinante, pero cierto. Por eso quisiera compartir con vosotros mi remedio secreto: Chocolatinas con Panto.
El secreto del Panto lo conocen en varias naciones y países internacionales. Pero en este post quisiera centrarme en su chocolate y la razón por la que Pantoproject Europe es hoy, un sueño hecho realidad.
Unas chocolatinas que hasta ahora solo se puede encontrar en las tiendas rusas. Este chocolate tiene componentes procedentes del Panto de Maral, (micro extractos de la cornamenta) que se les ofrece a los niños como suplemento vitamínico para mantener su sistema inmune protegido y a su vez aportarle el hierro y proteínas que tanto necesitan. Estos pequeños, como todos, necesitan energía para su rendimiento académico y deportivo.
Recuerdo que de pequeña nos daban 1 onza de estas barritas cada mañana junto con un vasito de leche. Como sabía a chocolate ¡a veces intentábamos tomarnos la barrita entera! Pero eso como comprenderéis; ¡era insano! una sobrecarga de hierro abismal (tampoco peligrosa, claro)que sufrí ligeramente una mañana cuando tenía 6 años. Cierto es que los niños pierden el control y los padres se ponen serios. Entonces fue a partir de esa llamada de atención que supe distinguir entre los 2 tipos de chocolate.
De adolescente, continué con la misma dieta y rutina programada que me permitía llevar el instituto con mis estrictas clases de patinaje. Y fue mi visita a España que hizo replantear otro modo de suplementar la salud, otro modo de hacer del día a día un ejercicio de calidad basado en lo natural y en aquello que realmente tiene fuerza, por su biología intrínseca. Ese suplemento, era sin duda alguna, el Panto de Maral. Es a partir de aquí y por otras razones muy cercanas a mi persona, que decidí emprender este proyecto de Pantoproject. Un proyecto que me enorgullece y que debo comunicárselo a la comunidad

Un abrazo
Olga Zh
CEO Fundador Pantoproject Europe

Para visualizar el contenido de esta página web debe aceptar el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar