El origen

El origen de nuestros productosEl origen de nuestros productos se encuentra en la región de Altái (Siberia). Es un lugar de extraordinaria pureza, que alberga un centro importante y original de biodiversidad de flora de montaña y especies animales, algunas de ellas endémicas.Esta región y su parque natural, con una extensión superior a un millón ochocientos mil hectáreas, ha sido declarada por la U.N.E.S.C.O Patrimonio de la Humanidad.

En ella se encuentran las montañas más altas de Siberia, con alturas que oscilan entre los 3.000 y los 4.000 metros sobre el nivel del mar y cuyas cumbres permanecen cubiertas de nieve durante todo el año dando forma a las faldas de los glaciares.

En las montañas de Altai hay miles de lagos azules y multitud de cuevas; se pueden llegar a contabilizar más de 430. Esta zona está considerada como uno de los pocos espacios naturales vírgenes con un microclima propio en el que crece una flora específica que sirve de alimento al Ciervo.

El Macizo de Altai es el lugar perfecto para comunicarse con la naturaleza, y para experimentar el rejuvenecimiento y la curación profunda del cuerpo y del alma. Allí podemos encontrar el aire más limpio, lleno del aroma de las flores y de los bosques de cedros, agua de manantial, una gran cantidad de lagos y ríos y numerosos valles pintorescos; todo un disfrute para los sentidos. Las cualidades más valiosas de la miel, su flora única, la arcilla azul y muchos otros regalos de la naturaleza hacen de esta región una de las mejor dotadas para la sanación en nuestro planeta.

En cuanto a la fauna, está representada, en primer lugar, por los animales grandes: osos pardos, corzos, ciervos rojos y el famoso ciervo. También distribuidos por la región podemos encontrar animales más pequeños como la marta, el armiño, la ardilla o el conejo blanco, que conviven con innumerables especies de aves.

Es una región donde la naturaleza salvaje permanece todavía en estado virgen.