Adaptogeno.

En los años de 1947 a 1991, durante la época de la llamada “guerra fría”, entre los Estados Unidos y la Unión Soviética existía un ambiente muy hostil y competitivo. Estas dos poderosas naciones del mundo competían en todos los niveles por ganar aliados a sus respectivas ideologías. En aquella época los rusos trataban de demostrarle al resto del mundo que sus tecnologías, poder militar, capacidades físicas y deportivas eran las mejores. Ambas naciones competían en una carrera de lanzamientos espaciales y tecnología nuclear. El científico ruso Dr. Nicolai Lazarev, que inventó el nombre “adaptógeno“, descubrió los Adaptógenos en 1947.

Un adaptógeno, según la pseudocientífica Teoría Sistémica, es cualquier sustancia capaz de incrementar el triángulo de la salud compuesto por la Energía, la Inteligencia Biológica y la Organización (función y estructura) de cualquier sistema biofísico; y en particular el cuerpo humano. Por definición, un adaptógeno no debe causar efectos secundarios, debe tener efecto modulador, no puede causar adicción y debe transferir sus propiedades de supervivencia a quien lo ingiere. De acuerdo a esta definición un adaptógeno comunica entropía negativa al sistema viviente al transferirle información de supervivencia al sistema global. La diferencia entre un adaptógeno y una planta medicinal es que el primero, por definición, no debe causar efectos secundarios. La diferencia con un nutracéutico es que su aporte terapéutico va más allá del aporte de sustratos bioquímicos indispensables para la vida al también aportar información vital de supervivencia humana.

En el ámbito de los deportes y de las competencias internacionales de atletismo  los rusos y sus aliados se destacaban como atletas y deportistas. En especial los rusos demostraban tener una gran fuerza y una resistencia física sin igual. En los eventos olímpicos los atletas rusos siempre terminaban entre las primeras posiciones.

Parte de estos méritos atléticos de los rusos se debía al uso de los adaptógenos. El término fue creado para describir un grupo de sustancias naturales que tienen unas propiedades muy especiales. Son sustancias que ayudan al cuerpo humano a adaptarse a condiciones de estrés interno o externo. Son sustancias que logran que el cuerpo pueda resistir situaciones de estrés que normalmente afectarían el funcionamiento de forma negativa.

Los adaptógenos no se parecen en nada a las sustancias estimulantes como la cafeína, guaraná o efedrina. Los adaptógenos son sustancias que ayudan al cuerpo a lograr un balance óptimo de las energías internas. O sea, los adaptógenos “adaptan” al cuerpo y contribuyen a obtener un estado más equilibrado de funcionamiento celular.

  • Catalizan las respuestas en el cuerpo para aumentar el rendimiento físico y mental. Igualmente proporcionan resistencia a situaciones estresantes a nivel celular.
  • Su efecto es el de equilibrar y normalizar los sistemas del cuerpo llevándolo a una homeostasis general y salud.
  • No son tóxicos para el cuerpo humano y no producen efectos dañinos o negativos.
  • Poseen un efecto energizante a mediano y largo plazo. Crearían y mantendrían reservas de energía, en lugar de agotarlas, como lo haría un estimulante como la cafeína.

 

Todos los  productos de la línea Pantoproject  son adáptogenos.

Para visualizar el contenido de esta página web debe aceptar el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar